domingo, 28 de diciembre de 2014

De costumbres que no deben perderse.


Y entretanto espero a que el fantasma de Goya se manifieste en mis aposentos, 
me dé una sonora bofetada y me llame imbécil.

jueves, 23 de octubre de 2014